Συνεντεύξεις

Christina Kamma-Lorger: Somos escépticos de lo que no conocemos

English version here

“Creo que tenemos miedo y somos escépticos de lo que no conocemos. Desafortunadamente, vivimos en una época extraña donde no hay control sobre la información errónea, por lo que la gente está confundida» dice Christina Kamma-Lorger, en una entrevista, donde intenta explicarnos qué es cierto sobre la vacuna contra el coronavirus, científicamente fundamentado, en tilosnews.eu.


Christina Kamma-Lorger es de Tilos, una pequeña isla en Grecia. Terminó la escuela en Rodas y completó sus estudios universitarios en el extranjero. Estudió Biología con Genética en la Universidad de Bedfordshire en Inglaterra. Tiene una Maestría en Modelado Molecular de la Universidad de Cardiff en Gales, con una beca del Consejo de Investigación y Ciencias de la Ingeniería (EPSRC) de Gran Bretaña. Recibió su doctorado en Biología Celular y Biofísica con una beca de la Escuela de Optometría y Ciencias de la Visión de la Universidad de Cardiff. Después de completar su doctorado, permaneció en la misma universidad como investigadora asociada durante 5 años con fondos del Consejo de Investigación Médica (MRC) de Gran Bretaña. En 2012 se incorporó al personal científico del acelerador de partículas, el sincrotrón ALBA, de Barcelona. En 2019, recibió el encargo de construir el laboratorio de dispersión de rayos X de ángulos pequeños en el acelerador australiano en Melbourne. Su investigación se centra principalmente en cuestiones biomédicas, la mejora de las intervenciones médicas, la ingeniería biológica y el desarrollo de nuevas terapias y métodos de diagnóstico. Tiene numerosas publicaciones en revistas científicas internacionales y presentaciones en congresos científicos. Ha organizado congresos científicos y es crítico de publicaciones en revistas científicas. Christina está casada y tiene tres niños.


La entrevista en tilosnews.eu

Debido al COVID-19, Australia estuvo bajo estricto confinamiento durante muchos meses. Sin embargo, ahora se han levantado las medidas. ¿Cómo fue y cómo está la situación en Melbourne ahora?

Estuvimos nuevamente en confinamiento hasta ayer. Australia tiene una estrategia diferente a la mayoría de los países para hacer frente al coronavirus. Aquí tuvimos la ventaja de tener verano cuando estalló la pandemia y, debido a la distancia del resto del mundo, la situación fue bastante suave desde el principio. El gobierno pudo darse el lujo de ver lo que estaba sucediendo en Europa y organizarse en consecuencia, cuando comenzamos a tener casos. Entonces, en gran parte del país lograron controlar la pandemia y en toda Australia, excepto Melbourne, no tuvieron que pasar mucho tiempo confinados. Aquí en Melbourne hemos realizado algunos de los confinamientos más largos. En el invierno, comenzamos en julio con restricciones, pasamos a un confinamiento estricto en agosto que duró hasta octubre. Logramos detener la transmisión del virus en la sociedad. Llevamos semanas sin casos y vivimos una vida bastante normal y segura, pero las autoridades decidieron permitir el torneo de tenis y por eso reintrodujimos el virus. Así que volvimos a tener un confinamiento de 5 días. Como resultado de estas medidas no hemos tenido nuevos casos de COVID-19, y se han levantado las restricciones. Espero que sigamos así.

¿Cómo describiría la respuesta de biomedicina a esta crisis sanitaria?

La reacción de la comunidad científica fue realmente inmediata. Una proporción abrumadora del sector biomédico en todo el mundo se ha dedicado a la investigación del coronavirus.

Debido a la situación y la desinformación de las personas, existen muchas teorías y preguntas sobre la vacuna. La pregunta principal es ¿cómo fue posible desarrollar esta vacuna en menos de 12 meses, en un momento en que otras vacunas llevaban años?

Como dije antes, la reacción de la comunidad científica fue inmediata debido a la importancia de la situación. Se invirtieron muchos fondos y recursos y, literalmente, casi todos los equipos científicos en el campo de la biomedicina se dedicaron al estudio del coronavirus y los métodos de su tratamiento. En cualquier caso, al invertir en recursos y financiación, cualquier proyecto daría resultados rápidos y así fue con la vacuna contra el COVID-19. Los recursos son muy importantes, no se obtienen los mismos resultados cuando hay un científico trabajando en una enfermedad o 100 científicos buscando lo mismo. Especialmente ahora estamos hablando de toda la comunidad científica mundial. Entonces, la opinión de que se tomaron atajos para preparar la vacuna es, por lo tanto, completamente insustancial. Todos trabajamos en paralelo, para ahorrar tiempo. Pero déjeme decirle: muchos de los métodos utilizados son investigaciones de hace varios años. Los sistemas lipídicos utilizados para transportar ARNm a las células, por ejemplo, fueron un proyecto en el que trabajé en el sincrotrón de Barcelona en 2012. Durante años se han investigado varios tipos de ARN para tratar diversas enfermedades como el cáncer y el Alzheimer.

¿Qué es la tecnología científica de ARNm y cómo funciona la vacuna en humanos?

Las partes principales de cada célula humana son el núcleo y el citoplasma. El citoplasma está enmarcado por el entorno exterior de la célula por una bicapa de fosfolípidos. El núcleo también está separado del citoplasma por una bicapa lipídica. El ARN mensajero (ARNm) se produce en el núcleo celular, se secreta en el citoplasma, llega a los ribosomas. Los ribosomas son como una fábrica de proteínas que recibe órdenes del núcleo celular a través del ARN mensajero. Tan pronto como el ARN mensajero transfiere el comando a los ribosomas y comienza la producción de la proteína, desaparece. Es degradado y metabolizado por nuestras células. En la vacuna que usa tecnología de ARNm, agregamos el ARN mensajero a nuestras células y así la célula produce la proteína. Con este método saltamos el primer paso en la producción de proteínas, que es la transferencia de mando del núcleo al citoplasma. En otras palabras, engañamos a nuestras células para que produzcan la proteína que queremos, en este caso el «pico» de la membrana del coronavirus. Una vez que se produce la esta proteína, nuestro sistema inmunológico reconoce que es algo ajeno a nuestro cuerpo (antígeno) y así comienza la producción de anticuerpos contra esta proteína. Estos anticuerpos permanecen en nuestro cuerpo y, por lo tanto, si estamos infectados con el virus, nuestros anticuerpos reconocen la proteína en su superficie y la atacan, neutralizándola, antes de que pueda dañar nuestro cuerpo.

Entonces, ¿qué tiene que decir acerca de las principales teorías que circulan: a) la vacuna de ARNm es un virus peligroso que puede causar mutaciones hereditarias, b) las vacunas de ARNm son terapia genética, c) la vacuna de ARNm puede afectar los espermatozoides y los óvulos resultando en la transmisión de genes modificados a nuestros hijos y d) ¿la vacuna de ARNm cambiará nuestro ADN?

Todas estas preocupaciones tienen la misma base: temor que la vacuna provoque mutaciones alterando nuestro material genético. Como mencioné, el ARNm se produce en el núcleo celular y luego se libera en el citoplasma para llevar el comando de producir proteínas. Una vez que abandona el núcleo y completa su misión, se disuelve, no puede regresar al núcleo. Lo mismo ocurre con el ARNm que colocamos en el citoplasma con la vacuna. Nuestro material genético, nuestro ADN, se encuentra solo en el núcleo de nuestras células. Entonces, dado que el ARNm no puede volver a ingresar al núcleo, no hay forma de que pueda afectar nuestro ADN. Es una reacción unidireccional. Además, el ARNm no reacciona con el ADN, por lo que incluso si regresara al núcleo celular (que no regresa) no podría modificarlo, por lo que no hay razón para preocuparse. Lo anterior es un conocimiento básico de biología, que aprendemos en la escuela. Es realmente triste que teorías equivocadas, sin ninguna base científica, se hayan vuelto virales desinformando a la población y sembrando el miedo. Especialmente en la situación tan grave que vivimos.

Se han observado varios efectos secundarios en Europa y Estados Unidos. ¿Qué crees que es lo más importante a tener en cuenta? ¿Deberíamos esperar más?

Los conservantes que se utilizan para preservar los lípidos portadores de ARNm pueden causar una reacción alérgica. Es poco probable, pero es un efecto secundario que puede ocurrir. Por lo tanto, las personas con antecedentes de shock anafiláctico deben consultar a su médico solo para asegurarse de que los componentes de la vacuna no se encuentren entre los elementos que causaron su reacción. Las reacciones más leves son dolor muscular en el lugar de la vacuna o síntomas leves similares a los de la gripe. Estos son esperados y bastante ligeros.

¿Pueden las vacunas que tenemos en nuestras manos combatir las nuevas cepas mutadas del virus?

Sí pueden. Incluso si el virus muta, permanece el mismo virus y, por lo tanto, los anticuerpos de nuestro sistema inmunológico aún reconocen el coronavirus y lo combaten. Es la misma situación que cuando envejecemos. Cambiamos de apariencia, pero seguimos siendo la misma persona y los que nos rodean siempre nos reconocen.

¿Cuánto tiempo dura la inmunidad después de la vacuna? ¿Debemos tomar dosis repetidas con frecuencia?

Vivimos en una situación sin precedentes y la comunidad científica está aprendiendo sobre el virus paso a paso. Originalmente se dijo que los anticuerpos duran 3 meses, luego 6 meses y ahora 9. La razón por la que la directiva cambia es porque los intervalos específicos corresponden a períodos desde el comienzo de la pandemia. Ahora este mes cerramos un año con el coronavirus en Europa y ahora tenemos datos de 12 meses. Un estudio científico publicado en Nature ha demostrado que tenemos la mayor cantidad de anticuerpos 9 meses después de la exposición al virus. A partir de ahí, la cantidad de células inmunes disminuye gradualmente, pero aún no sabemos a qué ritmo para saber con certeza en cuánto tiempo pueden desaparecer, pueden ser años. Veremos esto gradualmente.

Otra pregunta que surge es si alguien que ha recibido ambas dosis de la vacuna puede transmitir el virus a alguien que no las haya recibido.

No lo sabemos todavía. Lo cierto es que todo aquel que haya sido vacunado, aunque se enferme, no será de gravedad tal, que pueda amenazar su vida o necesitar una entubación. De hecho, esto es lo que se requiere para no perder vidas humanas y no paralizar el sistema sanitario. Porque si se paraliza el sistema de salud, luego hay pérdidas colaterales por otras enfermedades que no pueden ser tratadas por falta de disponibilidad en los hospitales. Si alguien está vacunado y aunque sea portador del virus, creo que la carga viral que llevará a otras personas no será suficiente para causar un problema grave. Pero si alguien no está vacunado, el virus se multiplicará en su cuerpo más rápido porque su sistema inmunológico no ha sido entrenado antes para combatirlo y especialmente si comienza a tener síntomas, la carga viral que porta es aún mayor y mucho más peligrosa para otra gente a su alrededor. Por supuesto, todo esto debe medirse con precisión para estar seguro.

¿Qué les aconseja a nuestros conciudadanos que dicen que se vacunen primero los demás y yo lo haré después y a los que se niegan categóricamente a vacunarse?

Creo que tenemos miedo y somos escépticos de lo que no conocemos. Desafortunadamente, vivimos en una época extraña en la que no hay control sobre la información errónea, lo que hace que la gente se confunda. Un gran ejemplo es la teoría de la modificación genética de los vacunados. En la investigación científica, para que una publicación salga, es revisada rigurosamente por expertos en cada campo. Personalmente, he rechazado artículos científicos para su publicación en revistas internacionales ya que los resultados no estaban completos o eran incorrectos. Si apartamos esto del contexto científico, se puede imaginar qué ocurre. Cualquiera puede crear un blog y escribir lo que realmente quiera de forma incontrolable, o salir a una pantalla de televisión y decir lo que quiera, muchas veces por desconocimiento o incluso por mala intención. Esto en medio de una pandemia puede tener efectos catastróficos. Por eso les diría a los que no están seguros y a los anti vacunas que confíen en la ciencia médica y no en nada que salga incontrolablemente en Internet o en los medios de comunicación. Es la misma ciencia que los curará si llegan a la sala de emergencias por cualquier motivo. En caso de duda, la única persona que puede orientarlos es su médico personal que conoce su historia y nadie más.

Κατηγορίες:Συνεντεύξεις